THE MYSTERY TRAMP

“Yang Chu dijo sollozando en la encrucijada: ¿No es aquí dónde si uno da medio paso en falso despierta a mil millas fuera del camino correcto?”.

Con esta  parábola,  sutil y estremecedora, los maestros confucianos invitan a reflexionar sobre el doloroso desamparo que nos abruma cuando debemos tomar decisiones trascendentes sumergidos en la oscuridad de la incertidumbre y presionados por la urgencia de las circunstancias.

Los venezolanos estamos viviendo el intenso dramatismo que caracteriza a tales situaciones. Sabemos que hemos llegado a la encrucijada fatal. El próximo medio paso puede llevarnos al camino de la paz, de la recuperación económica, de la democracia; pero si nos equivocamos, la violencia, el sufrimiento y la muerte, marcarán nuestro destino inmediato.

Adicionalmente, se confabularon los demonios del odio y del fanatismo para anular nuestra capacidad para reconocer, respetar, comprender y compadecer a los otros. Fuera de control, el animal que también somos, devora nuestra civilidad, destruye nuestra propia humanidad. En la Venezuela de hoy, no es fácil encontrar serenidad y sensatez.

A pesar de todos estos factores adversos, se impone la necesidad de desmontar el lúgubre argumento de esta suerte de tragedia griega en que estamos atrapados. El acto final no tiene que ser, fatalmente, una profusión de violencia y muerte. El destino está marcado por los Dioses del Olimpo, pero la voluntad de los humanos puede corregirlo. La seriedad, la responsabilidad y el coraje con los que cada venezolano tome sus decisiones, contará por mucho en el desenlace final de esta terrible crisis.

En estos últimos días he recordado insistentemente los artículos que escribía Emeterio Gómez sobre el tema de la ética. En ellos afirmaba que nos acercamos a la comprensión de la noción de Dios cuando, bajo circunstancias de extrema incertidumbre, como las que imperan hoy en nuestro país, conocemos la soledad absoluta y el desamparo total. Cuando estamos solos con nuestra consciencia frente al Mystery Tramp de Bob Dylan.

Anuncios

Acerca de Manuel Narvaez

Margariteño, economista.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.